La Tierra esta perdiendo Hidrógeno y Helio?

Nuestro planeta está rodeado de una fina y tenue capa de gas, que nos mantiene cálidos y permite que el clima exista y básicamente hace la vida en la Tierra posible.

Pero esa preciada atmósfera nuestra se está fugando, cada segundo, al espacio exterior.




Afortunadamente, es una fuga muy lenta, ya que para que cualquier objeto (sea una molécula de gas, un cohete, o un gato) rompa la atadura de la gravedad de la Tierra y escape, tiene que salir volando de aquí a 34 veces la velocidad del sonido.

Se requiere la energía de una tonelada métrica de TNT para impulsar a una persona a esa velocidad (en la práctica se requiere más energía debido a la resistencia del aire y la necesidad de un cohete para sobrevivir al lanzamiento), y menos energía para objetos más ligeros: una décima de eso para un gato, por ejemplo.

Salvo el impacto de un gran asteroide que pueda expulsar grandes franjas de la atmósfera hacia el espacio, los únicos gases que regularmente escapan de la atmósfera de la Tierra hoy en día son el hidrógeno y el helio (los elementos más ligeros del universo).




Hay varias formas en las que las moléculas de hidrógeno y helio pueden terminar en una misión sin retorno hacia el espacio. Algunas, cerca de la parte superior de la atmósfera, simplemente obtienen suficiente energía del calor del sol para escapar.

Otras son partículas muy rápidas y cargadas que usualmente no podrían escapar debido al campo magnético de la Tierra.

atmosfera Tierra hidrogeno helio


Ocasionalmente, sin embargo, estas rápidas partículas sin electrones chocan contra una molécula neutral con suficiente fuerza para aflojar, y robar, uno de sus electrones.

Ahora, siendo neutra, la rápida partícula es libre del campo magnético de la Tierra, y si la colisión resulta colocarla en dirección a las estrellas, hacia allá irá.

Finalmente, algunas de las líneas del campo magnético terrestre son debilitadas y empujadas fuera de la Tierra por el viento solar, una violenta corriente de plasma emanada por nuestro sol.

Las partículas cargadas guiadas por estos campos magnéticos pueden simplemente salir volando por los extremos débiles como las chispas de un cable vivo.

Pero si nuestro planeta no tuviera un campo magnético, las cosas podrían ser mucho peores.

Marte, por ejemplo, no tiene un campo magnético protector, así que la poca atmósfera que tiene es constantemente golpeada y arrancada por el viento solar. Incluso con su burbuja protectora, la Tierra está perdiendo suficiente hidrógeno para llenar un globo de un metro cúbico cada segundo.

No hay necesidad de preocuparse, tomará unos pocos miles de millones de años antes de que perdamos todo el hidrógeno de esta forma, pero quizá algún día en el distante futuro, alguien mirará a la Tierra y se preguntará, tal y como hacemos ahora con Marte: ¿Hubo alguna vez vida en este trozo errante de roca?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ejemplos de la energía renovable

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...